Nos gusta el sexo

Posted on 13 febrero 2009

0


madonna1

No nos engañemos. Nos gusta. Nos gusta el sexo. Es el mayor placer natural. Nuestros abuelos también lo hacían, no nos escandalicemos. Y la red permite ese punto de anonimato -aunque nuestra IP deja un rastro visible de aquí a Lima- que nos da que pensar que estamos solos y nadie mira lo que miramos y lo que queremos. Es como ir al quiosco y ponerse a hojear todas las revistas eróticas del puesto como si fuéramos invisibles, sin que ni quiosquero ni viandantes perciban nuestra presencia.

Si uno busca la palabra sexo en Google, obtendrá más de 100 millones de resultados. Si buscamos tetas el ratio baja hasta los 8,9 millones de entradas. También baja el número de resultados con culos, aproximadamente 4,8 millones. Me acabo de dar cuenta de que quizá el pequeño experimento daría pie a otro asunto: la gente aún no sabe buscar en Google. El usuario medio se sigue quedando en lo general y le cuesta manejarse con la particular. Pero bueno, lo dicho, otro día.

El caso es que el negocio del sexo en Internet está poniendo incluso al negocio del porno tradicional. Algunos estudios hablan de más de 300 millones de páginas que ofrecen sexo en la red y de unos ingresos superiores a los 60.000 millones de euros (los datos pueden estar fácilmente desfasados). En esta época de crisis que nos ha tocado vivir, las mentes pensantes (?) de los periódicos tradicionales quizá deben de estar tirándose de los pelos. Hace como un par de años los gratuitos decidieron suprimir los anuncios de contactos sexuales, que producían un buen pellizco de dinero para las arcas de estos medios. Hoy, despidos, un ERE después de otro, cierres… y eso que los grandes (léase El País, El Mundo y tal) siguen publicando esos anuncios. A pesar de que el Congreso les ha pedido una y otra vez que renuncien a ello, me da a mí que ahora, si es que en algún momento lo habían pensado, los editores, menos que nunca.

De todas formas, tampoco es imprescindible tirar de anuncios para que un sitio sea rentable. De acuerdo, dan dinero, pero al final lo que importan son los contenidos. Y no es porno, pero una noticia como ésta producirá muchas visitas, muchas impresiones, y por tanto, también dinero. Eso sí, moralismos los justos, que no existe el medio perfecto. Porque poner tetas, culos y pelos, en cualquier formato (publicidad o contenido) siempre significa dinero. Pero ya se sabe, la paja en ojo ajeno…

Anuncios
Etiquetado: , , ,
Posted in: Comunicación