Jamie Oliver le hizo la cena a Obama y compañía

Posted on 2 abril 2009

1


Acabo de ver que Jamie Oliver, el tipo que ha revolucionado la cocina en Gran Bretaña, se ha encargado de la cena de gala que el primer ministro británico, Gordon Brown, ofrecía en su residencia de Downing St. a los mandatarios de los países que se encuentran en la reunión del G-20 en Londres. Para los que no os suene mucho, es como si Arguiñano hubiese cocinado para los presidentes de los países más poderosos del mundo.

Al principio pensaba que era una broma, porque hoy fue el April Fool’s, algo así como nuestro Día de los Inocentes en versión anglosajona. De hecho, aquí ha caído como una colegiala el ABC, que se ha tragado una bola de The Guardian, al dar por cierto una información del propio diario inglés, que aseguraba que tras 188 años de historia dejaban de editarlo y se pasaban a Twitter. “Los expertos dicen que una historia se puede contar en 140 caracteres”, decía el artículo en un sumario. Hombre, gancho tenía la historia, pero, como siempre, eso de contrastar y ser los primeros en publicar no van de la mano.

A lo que iba, que pensaba que era una broma, pero resulta que es cierto. De hecho, en su Twitter acaba de decir que todo ha ido muy bien y que todo el mundo salió muy contento. Me alegro por él. En Inglaterra, el país que no tiene comida propia porque allí todo es internacional, era difícil sacar a la gente de lo habitual. Y Jamie Oliver lo ha conseguido. Si os interesa, le podéis encontrar en el Canal Cocina. Ya digo, ha sido una especie de Arguiñano -mucho más joven, eso sí- que ha empezado desde abajo y que se ha hecho un hueco entre los grandes chefs mundiales.

El menú ha sido quizá demasiado british: de primero, salmón ecológico con esparraguitos y col de mar, selección de verduras inglesas y pan irlandés; de segundo, paletilla de cordero asada con patatas, setas silvestres y salsa de menta; de postre, tarta al horno y natillas. También ha habido alternativas para vegetarianos y se ha evitado el cerdo por respeto a la presencia de musulmanes, como el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan.

El propio Jamie Oliver ha contado en su web cómo fue la noche: dice que fue muy emocionante conocer a Obama, que los Brown fueron muy amables con él, y que el coste de la cena fue de unas 11 libras por comensal (algo menos de 15 euros).  “Sentí que era realmente importante hacer un menú que no resultara suntuoso. Los platos fueron caseros y probamos que se puede servir comida muy humilde en el más opulento de los sitios. Quería demostrar que no tienes que gastar mucho dinero para servir una comida especial”, asegura.

Anuncios