Menos Almodóvar y más Amenábar

Posted on 28 mayo 2009

0


Será por mi forma de ser, pero prefiero la discreción a la grandilocuencia; me quedo con Iniesta antes que con Cristiano Ronaldo; con un bocadillo de jamón con tomate antes que con aire deconstruido (aunque me he prometido que algún día iré a ‘El Bulli’); con una mañana de libro y paseo antes que un brunch en el Ritz. Y prefiero la discreta grandiosidad de Amenábar al hiperbólico universo de Almodóvar.

La última del manchego viene a raíz del tratamiento del festival de Cannes por parte de ‘El País’. Ha puesto fino al diario de Prisa, especialmente a su crítico de cine, Carlos Boyero, y al jefe de cultura, Borja Hermoso. Se ha permitido incluso sugerirle al periódico que deberían haber enviado a otros periodistas a cubrir el festival. No soy quién para valorar la labor de Carlos Boyero, aunque me parece uno de los críticos más lúcidos del panorama actual a pesar de su punto de sobrado chulete, y desconozco el trabajo de Borja Hermoso. Como siempre, habrá quien devore sus textos y quien no pueda ni ver sus nombres; es imposible caerle bien a todo el mundo y llegar a todo el público. Y por eso mismo, lo que no puede pretender el director de ‘Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón’, desde su atalaya de Oscars y reconocimientos internacionales, es que todos le doren la píldora como una especie de mesías del séptimo arte.

En un sencillo pero apabullante post, James Blog le desnudó:

“Pedro Almodóvar dijo ayer, martes, en Cannes: “En Francia se me entiende mejor que en España, me trata mejor el público, y también la prensa, porque escribe sobre mí con menos prejuicios que la española”.

Los tres principales diarios franceses han salido hoy con sus críticas sobre ‘Los abrazos rotos’. Dicen así:

‘Le Monde’ titula: Almodóvar hace brillar su falta de inspiración
Le Figaro’ titula: Fotonovela
‘Libération’ titula: Pedro al borde de la Cruz de nervios
“.

En fin, que Peeeeedrooooo (como dijo Pé) ha perdido los nervios, como lo hicieros sus mujeres, o se la ha ido el don de la inspiración, si acaso lo tuvo. De hecho, nunca he entendido la pasión que Hollywood le profesa. Pero lo dicho, para gustos, los colores.

No se entiende esta echada al monte de uno de lo más visibles personajes de la Movida Madrileña que promulgaba la contracultura, la irreverencia y una libertad radical como modo de vida. Parece que a Almodóvar se le olvida que el derecho a opinar es universal (además de estar contemplado en la Constitución). Y más cuando se ejerce una actividad pública, porque siempre será objeto de escrutinio. Me hace gracia que el manchego haya caído en el juego de tanto pseudofamoso que sonríe plácidamente al fotógrafo con el bolsillo lleno y después pide amparo a los mismísimos tribunales para que la prensa no hable de su vida.

El ex componente de Almodóvar & McNamara, autores de grandes hits como ‘Voy a ser mamá’, acaba su crítica a la crítica diciendo que su reciente película, ‘Los abrazos rotos’, se estrenó en Francia al día siguiente de su pase en el festival y que en una semana se situó como la segunda película más vista. Mal negocio cuando las pataletas acaban aludiendo al dinero como argumento de autoridad, en este caso la recaudación. Por esa regla de tres, y llegando a la demagogia (sí, me lo permito porque es mi blog), Santiago Segura y su saga ‘Torrente’ estarían exentos de derecho a crítica. ¿No será que después de Hollywood y Bollywood, Almodóvar quiere patentar la marca Manchawood?

Me quedó con el toque sutil de Amenábar y estoy como loco por ver ‘Ágora’.

P.D.: Por supuesto, esta crítica también es criticable. Estáis invitados.

Anuncios
Posted in: Cine, Comunicación