Vida, muerte y resurrección de Marcelino Camacho

Posted on 26 octubre 2010

1


Bien agitadas andan las güebs y los tuiters estos días con WikileaksPérez Reverte, Sánchez Dragó y el pulpo Paul (R.I.P.).

De Pérez Reverte, al final Internet ha acabado haciendo chascarrillo con los geniales #perezrevertefacts. Lo de Sánchez Dragó no ha hecho tanta gracia y ha sufrido su correspondiente venganza en Wikipedia, donde, a estas horas, sigue apareciendo entre sus ocupaciones la de pederasta.

Pero tanta avalancha de información acaba desbordándose. En las redacciones digitales se vive a veces con excesiva ansiedad la tensión de dar la noticia antes que la competencia. Y así ocurre, que en cuanto sale el teletipo de agencia se chuta sin pasar el control. Por eso, a veces ocurren cagadas como la de esta noche, cuando TODOS los medios (grandes y pequeños) han dado por muerto durante unos minutos al histórico dirigente de CCOO Marcelino Camacho, a partir de una información de Europa Press.

No hay mucho que decir. Simplemente, que sobran prisas y falta gente. Que el redactor tiene prisa por darle al “enter” antes que nadie para ser los primeros, que Google te indexe enseguida y todas esas historias. Pero mientras piensa en todo eso se ha olvidado (seguramente la culpa no es suya, sino de sus jefes) de una de las máximas de la comunicación: hay que contrastar. Esta vez ha sido Marcelino Camacho, pero no sería muy serio este baile de muerte y resurrección en casos que se darán: el Papa, el Rey… Sería difícil cuantificar si realmente te aporta un espectacular pico de tráfico la inmediatez. Evidentemente, es una ventaja, pero me parece cada vez menos determinante. Es mejor una información completa, contrastada, enlaces, etc., aunque para ello se tarde unos minutos más que la competencia; para eso están los urgentes. Si el tema es importante y tiene recorrido, el tráfico va a estar ahí, no hace falta exprimirlo de mala manera.

Claro, después de saberse que no había fallecido, todos se apresuraron a hacer modificaciones… bueno, no todos. Los más avispados machacaron la información sobre la propia página (sobre todo los grandes). A otros les dio tiempo a eliminar el contenido, aunque Google ya había leído la url. Por ejemplo, http://www.europapress.es/nacional/noticia-muere-marcelino-camacho-historico-fundador-lider-ccoo-20101026223243.html y http://www.cincodias.com/articulo/sentidos/Muere-Marcelino-Camacho-historico-fundador-lider-CC-OO/20101026cdscdscis_3/cds5se/ daban página no encontrada y vacío, respectivamente. Y, en los peores casos, por falta de recursos o inconvenientes tecnológicos, la noticia aparecía publicada, como se ve en los ejemplos.

En resumen, siendo un poco macabros, cuando llegue el triste desenlace, los medios quizá deberían titular “Fallece, ahora sí, Marcelino Camacho”.

 

Anuncios