HbbTV: ¿así será la televisión en 2012?

Posted on 9 enero 2012

0


En medio de la brutal crisis económica, las empresas de telecomunicaciones y los proveedores de contenido audiovisual van capeando el temporal quizá con una ventaja sobre otros sectores: la innovación. Una curiosa paradoja del sistema consiste en que el momento de menor poder adquisitivo general de los últimos 30 años coincide con el de mayor oferta tecnológica de nuestra historia. Y parece que la crisis no va a poder con ese empuje, porque la cuestión consiste en ofrecer cada vez más contenidos y en cada vez más dispositivos. Y en eso estamos.

Paradójicamente también se da la circunstancia de que mientras cualquier pantalla de las, digamos, “recientes”, es multitarea, por pequeña que sea (portátiles, tabletas, smartphones…), la pantalla por excelencia de la segunda mitad del siglo pasado, la televisión, se ha quedado anclada en una estructura lineal y previsible que, aunque sigue siendo la principal competencia de Internet, lo es sólo por mera inercia histórica.

Por eso unos y otros se estrujan los sesos buscando una alternativa que convierta la caja tonta en un electrodoméstico realmente interactivo. Pero no dan con la tecla. Los actores implicados pretenden que 2012 sea por fin el año del despegue, y de ahí el interés por implantar la HbbTV. Sin embargo, a día de hoy su éxito parece bastante dudoso. Veamos por qué.

Qué es la HbbTV
La televisión híbrida radiodifusión-banda ancha (Hybrid Broadcast Broadband TV) es un sistema de emisión de contenidos que mezcla la emisión de televisión tradicional vía TDT con la oferta de contenidos bajo demanda (vídeos de cualquier tipo, ya sean noticias o programas completos que no son emitidos en directo). Es decir, el usuario enciende su televisor y sólo con el mando a distancia y los tradicionales colores del Teletexto puede acceder a la emisión en directo de un canal por TDT, así como a contenidos de vídeo a la carta de dicho canal. En definitiva, la mezcla de televisión e Internet en el televisor.

La HbbTV es una iniciativa de origen europeo que nace hace unos dos años y que pretende establecer un estándar de emisión y creación de plataformas. Se está implantando fundamentalmente en los países centroeuropeos (Alemania, Francia, Holanda, Luxemburgo) y algunos nórdicos, pero su definitiva penetración depende de que los receptores estén preparados para ello, es decir, de que los televisores tengan esa opción de recepción de televisión híbrida de fábrica, o bien de acceder a la oferta de contenidos mediante un aparato específico al modo del tradicional descodificador.

¿Es el futuro de la televisión?
Me atrevería a decir que el concepto sí, pero la ejecución no. Parece una buena cosa estar viendo un partido de fútbol y poder consultar en ese mismo momento, con el propio mando a distancia de la tele, goles anteriores, o estadísticas de los jugadores. Esto, por supuesto, no está tan desarrollado en el modelo actual de HbbTV. Ahora mismo la oferta consiste en el binomio directo + vídeo a la carta. Pero en el futuro seguro que llegarán potentes mejoras.

Sin embargo, los problemas empiezan en primer lugar, como decíamos, por la falta de un estándar para acceder a estos servicios. En España la guerra está servida entre telecos puras como Abertis, que está trabajando con el foco puesto en los fabricantes de televisores, y operadoras como Movistar o Vodafone, que prefieren desarrollar su propio modelo basado en el clásico descodificador, al estilo Canal + o Imagenio.

Emisión HbbTV en pruebas de TV3

La idea es sencilla: una "capa" con opciones sobre la emisión en directo para acceder a vídeos a la carta u otros contenidos. La duda es si se llegará a implantar.

Para el primer modelo, no necesitas otro “aparatito” en casa; para el segundo, sí. Pero para el primer modelo necesitas una televisión conectada, mientras que para el segundo no. Y en este último caso, no está la situación precisamente muy boyante -y menos con la reciente subida de impuestos y los previsibles recortes- como para renovar de manera brutal el parque de televisiones. Según datos de GfK, a día de hoy sólo hay en España un 3,5% de aparatos conectados. Y aunque unos y otros son optimistas para este 2012, teniendo en cuenta que es año de Juegos Olímpicos y Eurocopa, pueden pasar años hasta que la plataforma se establezca como predominante. TVE es la única cadena que se ha embarcado de lleno en el proyecto, puesto que las televisiones autonómicas tienen dudas sobre el futuro de este modelo (y del suyo propio) y las privadas parecen más dispuestas a volcarse en la otra opción.

Pero depende del usuario -y del tamaño de su salón- que quiera o no hacerse con oooootro aparato más, con oooootros cuantos cables más y oooootro mando más. Además, no parece tampoco que ese modelo sea el más acertado, por la dispersión de la oferta existente en la actualidad, con varios actores ofreciendo servicios similares a la HbbTV y otros más de valor añadido: a los ya mencionados de Movistar y Vodafone, hay que añadir Orange (que, por cierto, fue pionera en esto de conectar televisión e Internet), Apple TV, las consolas PS3 y Xbox, o las conocidas plataformas de pago por visión. Por último, también hay que contar con un factor cultural, y es el hecho de que los principales consumidores de televisión son las personas mayores, precisamente las menos duchas en cuestiones tecnológicas.

Modelo de negocio
Desde el punto de vista económico también hay cierta indefinición. En cuanto a los contenidos, mientras la televisión seguiría basándose en el modelo tradicional, la oferta de vídeo a la carta podría permitir la generación de ingresos con publicidad de vídeo online (prerrolls, midrrolls, postrrolls). Pero no está muy claro si, al menos en los inicios, se generaría suficiente volumen de visionado que se tradujera en dinero contante y sonante. Además en cualquiera de las dos opciones que veíamos más arriba es el usuario el que tiene que hacer el primer desembolso, bien comprando un televisor nuevo o bien adquiriendo un descodificador. En el primer caso, los fabricantes van incorporando demasiado poco a poco la conectividad a Internet a los nuevos aparatos; en el segundo la excesiva dispersión puede hacer que los operadores acaben dejando sin servicio a los usuarios por falta de concurrencia.

En definitiva, aunque sí parece que los tiros van por aquí, todo necesita mucho más rodaje. Parece que la Administración sí que confía en la estandarización de la HbbTV, pero desde luego hasta que no haya mucho más consenso en accesibilidad y creación de plataformas, el asunto está muy verde.

Anuncios
Etiquetado: , ,
Posted in: Televisión