Punto y coma

Posted on 25 septiembre 2012

0


“Prefiero morir primero
para no ver el final”

 

Empezamos con M-Clan allá por marzo de 2009 y, como en la literatura, el cine o la música, la estructura circular es válida como cualquier otra, acabaremos con ellos también. Pongo fin a esta breve pero interesante historia por motivos obvios. No tiene sentido tener abierto un blog que no se actualiza a menudo. soydevosa nació en un momento laboral (mejor dicho, extralaboral) muy concreto y sirvió como pequeño altavoz de mis pequeñas cosas, unas más frikis, otras más personales. Después se convirtió en una vía de desahogo de inquietudes, descubrimientos, o simples estados de ánimo. Los que me conocéis, lo habéis hecho un poco más a través de este “juntar letras”. Los que no, habréis llegado aquí buscando algo; en unos casos os habré servido; en otros habré sido una simple cookie en vuestros temporales. A unos y otros, gracias por vuestras 10.500 visitas en este tiempo (son pírricas, os lo digo yo, que entiendo de esto, jajaja).

Tengo muchas cosas que contar, mucho por lo que protestar, mucho que descubrir. Por eso, esto ni siquiera es un punto y seguido. Es un punto y coma porque nos vemos, en vez de en los bares -que también-, en las redes. Y también, por qué no, es una reivindicación de esto a lo que me dedico (ya no sé si bien o mal, pero francamente, querida, me importa un bledo *Gracias, Clark), que es comunicar. Y no quiero que los recortes lleguen a la herramienta con la que trabajo y con la que todos reímos, lloramos, o simplemente pasamos el rato: la palabra.

Haced un ejercicio muy sencillo (deberes para el último post). Contad los punto y coma que encontraréis a lo largo del día en lo que leáis. Ya veréis: casi ninguno o ninguno. Reivindico el punto y coma, puñetas. No es una coma. No es un punto. No es una pausa corta. No es una pausa larga. No es un pájaro. No es un avión. Es un punto y coma, ¡coño! Poned un punto y coma en vuestras vidas, la paradinha y el “vísteme despacio que tengo prisa” del lenguaje.

Viajad prestos, pero deleitaos con el paisaje; que no se os enfríen las viandas, pero saboread con frenesí; no dejéis de hablar, pero escuchad más.

Ha sido un placer.

Anuncios
Posted in: Vida